Neuroma de Morton: definición, síntomas, causas, diagnóstico y tratamiento

Al neuroma de Morton también se le conoce como neuroma interdigital o neuroma plantar y es una patología muy común entre la población, es uno de los principales motivos de asistencia a las consultas de patología del pie. Su incidencia en las mujeres es de 6 a 18 veces mayor que en los hombres y puede aparecer a cualquier edad.

¿Qué es el neuroma de Morton?

El neuroma de Morton es una de las principales causas de dolor en la parte inferior del pie. Se trata de una afección dolorosa debido a que se forma tejido fibroso alrededor de uno de los nervios del pie. El dolor viene provocado porque comprimen e irritan los nervios que discurren entre los dedos de los pies. En la mayoría de los casos, el neuroma se presenta entre el tercer y cuarto metatarsiano o falange, siendo muy rara vez en otras posiciones.

Técnicamente, la denominación más correcta para esta patología es neuritis de Morton, ya que es impropio denominarlo “neuroma” porque realmente no es un tumor, sin embargo, es la expresión más utilizada para definirlo.

¿Cómo saber si tengo un neuroma de Morton?

La mejor manera de saber si tienes un neuroma de Morton es sabiendo que las personas que sufren esta patología suelen notar un dolor quemante en la planta del pie, entre los huesos del pie que irradian hacia los dedos. Este dolor se vuelve más intenso cuando te pones de pie o andas largos recorridos. También con el uso de calzado con tacones altos y/o suela dura.

Factores de riesgo del neuroma

Entre los factores de riesgo que a priori están relacionados y se le atribuyen al neuroma de Morton se encuentran los siguientes:

  • Uso de calzado con tacones elevados y/o demasiado ajustados, esto podría ocasionar una presión adicional sobre los dedos y sobre la planta del pie.
  • Practicar deportes con un alto rendimiento, el atletismo por ejemplo, puede ocasionarte lesiones en el pie si padeces esta patología. Deportes como el esquí o la escalada también pueden ocasionarte lesiones debido al calzado que se usa en estos deportes.
  • Se ha comprobado que los pacientes que tienen otras patologías como juanetes o pie plano presentan un mayor factor de riesgo a originar el neuroma de Morton.

Recomendaciones para pacientes con neuroma de Morton

¿Qué debo hacer?

Te recomendamos que si sientes un ardor intenso en la bola del pie no pases por alto el pedir cita y acudir a tu médico de familia para que evalúe y te derive al médico especialista en patología del pie. No es conveniente ignorar el dolor si aun persiste pasados varios días.

Mientras tanto, evita todo tipo de calzado incomodo como el uso de tacones, te recomendamos calzado con suela blanda y con amplitud para los dedos. Cuanto más cómodo sea el calzado, mejor.

¿Qué no debo hacer?

Evita todo tipo de calzado con suela dura o con tacones altos, ya que notarás mucho más el dolor debido a posición del pie con este tipo de calzado. Evita también el calzado con poco espacio para los dedos.

Causas del neuroma de Morton

Las causas por las que se presenta el neuroma de Morton provocando la irritación y el estrés que desarrolla el nervio del pie durante un prolongado periodo de tiempo son las siguientes:

  • La causa mas frecuente que provoca el neuroma es la utilización de calzado de tacón alto, aumentando la presión sobre los nervios interdigitales. También por usar calzado demasiado ajustado y con la suela dura. De hecho, coloquialmente se escucha que es por este motivo el que justifica el grado de incidación entre la población femenina, siendo de entre 6 y 18 veces más probable de que esta patología se presente en mujeres que en hombres.
  • Ejercicios como girar el pie o practicar deportes como el atletismo aumentan las probabilidades de padecerlo, sobre todo si se practican con un alto rendimiento.
  • La pronación del pie muy brusca al andar y correr que genera hiperpresión.
  • Entre las causas del neuroma de Morton menos probables son por deformaciones de los dedos del pie en martillo o en maza y por otro tipo de deformaciones como juanetes.
  • Forma de pisar incorrecta.
  • Musculatura de la parte posterior de la pierna acortada (gemelos, sóleo, etc).
causas del neuroma de morton

Síntomas del neuroma de Morton

A pesar de que esta afección dolorosa en la parte inferior del pie no presenta signos externos como bultos, llagas o inflamación, los síntomas del neuroma de Morton son los siguientes:

  • Sensación de tener una piedra o similar en el calzado, sintiendo incomodidad.
  • Dolor vivo e intenso que se describe como “eléctrico” en la parte inferior del pie, entre los huesos que conectan con los dedos.
  • Hormigueo en los dedos del pie (normalmente entre el tercero y cuarto dedo).
  • Ardor en la bola del pie y alrededores.
  • Calambres en los dedos.
  • Acolchamiento en la zona del neuroma.
  • Posible pérdida de sensibilidad en los dedos.

Los síntomas del neuroma de Morton presentan dolor intenso en la parte inferior del pie, se trata de un dolor mecánico en la bola del pie similar al de una pequeña descarga eléctrica.

El dolor es muy probable que aumente tras estar un tiempo prolongado manteniéndote de pie. En función de factores como el calzado, los síntomas dolorosos podrán ser más intensos. Sin embargo, por la noche, el dolor remite y es poco probable que alcances los picos de dolor en este periodo nocturno. Suele ser característico el alivio del dolor al quitarse el calzado y realizando posteriormente un pequeño masaje el pie. En ocasiones puede permanecer asintomático.

Es posible simular el dolor que provoca este neuroma al andar o correr mediante la compresión del pié con una mano, por encima de los dedos, mientras que con un dedo de la otra se ejerce presión firme en el espacio interdigital afectado. Esta técnica genera un pequeño clic o chasquido que se denomina signo clínico de Mulder.

A pesar de que el síntoma de dolor aparezca de forma súbita y repentina, hay que tener en cuenta que la intensidad aumenta con el tiempo, por eso nosotros recomendamos acudir al médico especialista en patologías del pie si transcurridos unos días no cesa o remite la sensación de dolor.

neuroma de morton sintomas

Diagnóstico del neuroma de Morton

El diagnóstico es sencillo mediante la técnica del signo de Mulder o clic de Mulder es un signo clínico típico en la exploración física para el diagnóstico del neuroma de Morton. El nombre se debe al cirujano de origen holandes Jacob D. Mulder.

¿Cómo se diagnostica el neuroma de Morton?

Con el paciente en decúbito supino (acostado boca arriba), se aplica una compresión del pié con una mano, por encima de los dedos, mientras que con un dedo de la otra mano se ejerce presión firme en el espacio intermetatarsiano afectado. A veces, esta exploración para el diagnóstico del neuroma de Morton genera un pequeño clic que se puede escuchar.

En ocasiones, el diagnóstico de este neuroma se confunde con metatarsalgia de origen mecánico, en estos casos es necesario realizar pruebas de diagnóstico adicionales como ecografías y resonancias nucleares magnéticas, no siendo detectada su existencia en una radiografía normal. Es aquí donde se demostraría el engrosamiento de los nervios interdigitales, confirmando la diagnosis del neuroma de Morton.

Localización del dolor

Es relativamente habitual que el paciente que presenta esta patología tenga más de un neuroma. Las localizaciones habituales son entre el tercer y el cuarto dedo (tercer espacio interdigital) y también entre el segundo y tercer dedo (segundo espacio interdigital), aunque esta segunda localización es menos frecuente.

Por norma general, son las mujeres las que mas padecen esta afección dolorosa, presentando una proporción de un 75% por encima de los hombres. Con respecto a la edad, puede presentarse a cualquier edad, no teniendo decantación por una franja concreta de edades. El neuroma de Morton suele ser unilateral, por lo que es poco común encontrar este trastorno en ambos pies a la vez o de forma simultánea.

diagnostico del neuroma de morton

Tratamiento del neuroma de Morton

Un dato muy positivo es que en mas del 80% de casos de pacientes, se puede resolver y olvidarse de los síntomas del neuroma de Morton con un tratamiento conservador sin tener que recurrir a operación quirúrgica de ningún tipo.

No hay estudios que demuestren la eficacia de una intervención quirúrgica con respecto a un tratamiento médico conservador en una primera instancia.

¿Cómo se cura el neuroma de Morton?

El médico de familia o el especialista en patología del pie puede sugerir diversos aspectos para curar este neuroma. A continuación, te mostramos en qué consiste el tratamiento del neuroma de Morton.

  • El tratamiento inicial debe pasar por la eliminación inmediata de todo calzado inadecuado, usar plantillas y calzado mas grueso. Por supuesto, eliminación del uso de tacones altos.
  • En primera instancia también se puede comenzar con el uso de antiinflamatorios junto con la aplicación de frío y calor localizado.
  • Inyección de anestesia local y corticoides antiinflamatorios en la zona interdigital afectada para acelerar el proceso de desinflamación del nervio
  • Estudio de biomecánica de la marcha. Analizar la posición de los pies detenidos y en movimiento, así como el comportamiento de rodillas, cadera y columna. Esto permite identificar y tratar las causas biomecánicas que producen alteraciones. Esta prueba permite conocer si existen anomalías biomecánicas en el aparato locomotor que puedan provocar lesiones además de ayudar a elegir un tipo de calzado adecuado según nuestra manera de caminar.
  • En última instancia, se puede recurrir a la cirugía, esta operación consiste en seccionar el ligamento metatarsiano transversal, con la extirpación o no (según proceda) del nervio interdigital afectado. Las tasas de éxito de esta intervención quirúrgica suelen ser buenas (del 60 al 96% en la resección primaria y del 80 al 85% en la sección aislada del ligamento). Algunos pacientes presentan entumecimiento de los dedos del pie en el postoperatorio, no obstante, es bien tolerado.
neuroma de morton tratamiento

Origen del neuroma de Morton

Esta afección dolorosa fue descrita por el Dr. Morton en el año 1876.